Passio y la continuidad de las Edades del Hombre (2)

jueves, 13 de octubre de 2011 0:36 By Medinalogo ADTM , In , , , , , ,


El proyecto de las Edades del Hombre, no es una idea agotada, como termina sugiriendo el profesor D. Pedro Ojeda en el comentario realizado el pasado 4 de Octubre en su blog, La Acequia.

Para la exposición de otro punto de vista, más que distinto, complementario al citado anteriormente, podemos empezar con la mención de algunos elementos diferenciadores que caracterizan a esta edición y reflexionar sobre los mismos.

En primer lugar las sedes de las exposiciones no son catedrales o basílicas. En esta edición se están descubriendo por los visitantes, "iglesias" , las que albergan las exposiciones, y otras ubicadas en las Medinas o en poblaciones de su entorno, que están sorprendiendo por su planta o arquitectura, por su interior, por sus retablos, o que permiten recordarnos la vida y actitudes de personalidades religiosas, y de otros ámbitos, tan importantes como Santa Teresa o San Juan de la Cruz, entre otras.

Esta edición no acerca a los visitantes a capitales de provincia, sino más bien al mundo rural, permitiéndole descubrir la riqueza y belleza de dichas "iglesias", y de los paisajes y entornos naturales que les rodean.

Efectivamente no estoy hablando de las exposiciones en sí, que escuchando las opiniones de los visitantes han vuelto a gustar y a sorprender, aunque siempre haya excepciones; y no lo hago porque el proyecto de las Edades del Hombre, además de las exposiciones, ha de contar con otras iniciativas que lo conviertan en un evento cultural de primer orden. Creo que tanto las instituciones públicas como la Fundación de las Edades del Hombre son conscientes de ello y están en esta línea; la celebración del "I Congreso de Estudio y Difusión del Patrimonio" en Valladolid, y el "Ciclo de Conciertos las Edades del Hombre" de Caja España, me lleva a pensarlo. Sin embargo en este sentido, queda mucho por hacer, y es aquí en mi opinión, donde debe de estar el reto para las próximas ediciones, y en el mismo no han de participar sólo los actores que he mencionado anteriormente, sino que debe de darse paso a iniciativas privadas, empresariales, y sociales que permitan que desde la inauguración de las exposiciones hasta su cierre, haya un programa continuo de actividades, una oferta cultural complementaria, tan rica e interesante, que conviertan a las Edades del Hombre, en un evento que atraiga a los visitantes durante todo el periodo de duración del mismo. En este sentido cada edición ha de tener en cuenta las peculiaridades y potencialidades generadas por su ubicación, y contar con una difusión adecuada en medios y tiempos. Este último no es un detalle baladí, ya que por ejemplo la información tardía por parte de las instituciones, sobre las fechas exactas de inicio de las mismas, o sobre la ampliación o no del periodo de apertura, perjudica enormemente la afluencia final de visitantes. Sí que me atrevería a afirmar en este sentido, que en esta edición, no se ha acertado con la campaña publicitaria realizada desde las instituciones.

Más cosas a tener en cuenta.....

"El sacerdote Gonzalo Jiménez, designado como nuevo secretario general de la Fundación Las Edades del Hombre, asume esta responsabilidad convencido de la necesidad de abrir "nuevos campos" más allá de las tradicionales exposiciones de arte sacro, pero sin perder de vista su dimensión pastoral.

"Creo que hay que abrir nuevos campos. No se puede tener un solo producto y los obispos de Castilla y León están en esa misma línea", ha explicado Jiménez a Efe, poco antes de celebrar su primera reunión de trabajo en el monasterio cisterciense de San Bernardo (Valladolid), sede de la Fundación Las Edades del Hombre.

Convencido de que "se puede hacer más", considera que hay que buscar "nuevos espacios y servicios" que resulten útiles tanto a la Iglesia, en su ámbito catequético, como a la comunidad autónoma de Castilla y León en lo que a "revulsivo social, económico y cultural" se refiere."

Después de ver entrar a tantas asociaciones, ordenes religiosas, parroquias, familias y colectivos a las exposiciones de las Medinas, no puedo concluir con la idea de que las Edades del Hombre sea un proyecto agotado, sino al contrario, a pesar de la crisis, la participación con que está contando esta XVI edición de las Edades del Hombre, me lleva a concluir que tenemos en las manos una herramienta cultural y de desarrollo económico que hay que mimar y gestionar con acierto, con la participación no sólo de instituciones públicas, sino de profesionales y empresarios, para que Castilla y León, y el mundo rural que tanto lo necesita, pueda tener la difusión que le pertenece por tradición e historia.

Publicado por Juan José Limón Luque.

0 comentarios:

Publicar un comentario