Las Edades del Hombre o cómo hacer rentable la puesta en valor del patrimonio artístico.

viernes, 17 de junio de 2011 22:52 By Medinalogo ADTM , In , , ,


                 Diseñador gráfico experto en Arte y Arquitectura, Francisco M. Morillo.

Más de ocho millones de visitantes han contemplado alguna de las 15 ediciones que hasta la fecha se han organizado bajo el lema común de Las Edades del Hombre. En octubre se celebrarán los 23 años de esta iniciativa, que demuestra cómo la puesta en valor del patrimonio artístico es una inversión a tener en cuenta.

Cuando la primera de las exposiciones abría sus puertas en la Catedral de Valladolid nadie podía imaginar que antes de cerrar al público un millón de personas habrían pasado por ella y que una buena parte de esos ciudadanos habrían dejado una importante cantidad en las arcas de muchos negocios vallisoletanos, que se convirtieron en los primeros beneficiados del proyecto.

El fenómeno se ha repetido en cada una de las sedes del ciclo expositivo. Con mayor o menor acierto, pero en casi todas las ocasiones con un excelente resultado para las localidades que han alojado la exposición. Si bien ha quedado patente que ha sido en aquéllas en las que los diferentes estamentos sociales, políticos y económicos han apostado conjuntamente por la muestra en las que el resultado ha sido más satisfactorio para el conjunto del municipio.

Porque Las Edades son sólo la máquina propulsora que puede hacer que un conjunto de actividades se ponga en marcha e incluso adquiera una velocidad de crucero que haga que el esfuerzo sea rentable. Esa locomotora, sin embargo, es temporal. En muchos casos, se trata de un primer impulso que, bien aprovechado, puede dar como resultado el despegue económico de un sector.


‘Passio’ quiere ir un paso más allá en esta dinámica. Ha involucrado a dos poblaciones en su organización. Aunque son ellas las protagonistas principales, las zonas en las que se asientan, Tierras de Medina y Tierra de Campos, también se van a ver beneficiadas gracias a la aparición de iniciativas como la que la archidiócesis de Valladolid acaba de poner en marcha. Me refiero a la apertura de templos en más de 54 localidades, que va a descentralizar las visitas, repartiéndolas por un territorio mucho más amplio.

Además, es bastante posible que las campañas turísticas de la Diputación de Valladolid y de la Junta, enfocadas a potenciar el turismo de fin de semana, consigan un aumento en el número de pernoctaciones y en el consumo dentro del sector de la hostelería. La decisión de comerciantes de ambas localidades de abrir sus establecimientos en domingo y cerrar en lunes acompasándose con los ritmos de la exposición también parece acertada. Al final, es el esfuerzo de todos el que consigue que una inversión, que en principio podría considerarse marginal, repercuta en una mejora considerable de segmentos diversos de núcleos de población extensos.

0 comentarios:

Publicar un comentario