Mil años de Historia: El Monasterio de San Salvador de Oña.

miércoles, 9 de noviembre de 2011 12:40 By Medinalogo ADTM , In , , , , , , ,








El famoso embajador de la República de Venecia Andrea Navaggiero relataba en su Viaje por España, escrito allá en los comienzos del siglo XVI, que en las bodegas del monasterio de San Salvador de Oña había algunos toneles de tamaño tal que cabrían en ellos más de 30.00 cántaras de vino. Caldo que bien serviría para brindar a la salud de este cenobio castellano ahora que se conmemoran las efemérides de su milenario. Aún suena en nuestros oídos la solemne declaración del conde Sancho, el de los “buenos fueros”,  a través de un solemne documento, expresando, conjuntamente con su mujer Urraca, la decisión de establecer un monasterio dúplice -de dueñas y varones- gobernado por su hija doña Tigridia, que eligen para depositar sus restos mortales. Son los primeros pasos de esta notable institución llamada a tener un glorioso y esplendoroso futuro.

Se cumplen ahora los mil años del momento en que dio comienzo la andadura de una institución monacal, que, el paso del tiempo, ha convertido en uno de los timbres de gloria del esplendoroso pasado castellano. Al pie de la Mesa de Oña, en el límite entre el valle de Tobalina y la Bureba, al noreste de la provincia de Burgos, y junto al cauce del río Oca se fundaba el monasterio bajo la advocación de San Salvador el año 1011. Declarado Monumento Histórico Nacional en 1931, pertenece a la Diputación Provincial de Burgos desde 1967 fecha en la que dejó ser propiedad de la Compañía de Jesús, quien ubicara allí la sede de las Facultades Eclesiásticas a partir de 1880. Fue siempre monasterio benedictino hasta la desamortización del año 1836.  

Los restos materiales que aún podemos contemplar del monasterio de San Salvador Oña, panteón condal y real, hablan diferentes lenguajes artísticos que expresan la bondad, monumentalidad y riqueza artística que atesora uno de los monumentos de mayor calidad y significación de nuestro pasado. Un itinerario que podrá ser explorado a través del completo estudio acerca de “Los orígenes de Oña y el estudio del territorio” de Francisco Reyes y Julio Escalona. Nuestro paseo por este destacado conjunto monacal oniense nos llevará a disfrutar y deleitarnos con el espectacular y notable espacio que sirve de marco al coro bajo y, ante todo, al cuidado marco donde se custodian los restos de reyes y condes allí sepultados. Será imprescindible para hacer memoria de ellos analizar exhaustivamente junto al profesor Rafael Sánchez Domingo el “Dominio y jurisdicción de Oña”.

Nuestro disfrute estético continuará con la visita al claustro de los “caballeros o condes”, expresión, por sí mismo, de la riqueza y calidad formal del mundo tardogótico que empieza a hablar con formas y expresiones renacientes. Es, en este espacio, donde el monasterio oniense alcanza su cima artística y la calidad constructiva al servicio del ideal monástico y servicio de las egregias personas allí enterradas. Una excursión que nos conducirá a transitar a lo largo de la historia de El monasterio de San Salvador de Oña en la Baja Edad Media”, gracias a la investigación de Fernando Suárez y Gonzalo Viñuales. Pero la imagen que este notable monasterio desea hacer llegar hacia el exterior es la que nos brinda la ceremonial y vistosa fachada de poniente, desde la que acedemos a las edificaciones monásticas de los siglos XVII y XVIII. Es aquí donde vemos como las incipientes formas barrocas se ponen al servicio de los intereses de este egregio y destacado cenobio benedictino. Nuestra visita concluirá mediante la observación y el detallado examen de “La fábrica de San Salvador de Oña: épocas medieval y moderna”, de los profesores Palomero Aragón y Palomero Ilardia.

Gonzalo Viñuales Ferreiro.

0 comentarios:

Publicar un comentario