"Monacatus", XVII edición de las Edades del Hombre.

sábado, 4 de febrero de 2012 10:11 By Medinalogo ADTM , In , , , , , , , , ,



Entrevista realizada al secretario general de la Fundación Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez para la edición escrita de enero de MERCADOS21.


¿Cómo asume el desafío de liderar la Fundación Edades del Hombre?

Con ilusión. La importancia de la institución es grande, sobre todo en dos dimensiones: como elemento catequético de la iglesia de Castilla y León al permitir que las imágenes ‘hablen’ y acerquen el Evangelio a través de relatos a las personas y, por otro lado, debido a su labor de recuperación y divulgación de nuestro patrimonio, que se ha revelado como un elemento de desarrollo cultural y socioeconómico muy importante en los lugares que han albergado alguna edición de las exposiciones que organizamos.

En apenas unos meses se inaugura ‘Monacatus’ en Oña. ¿Qué puede adelantar sobre una muestra cuyo eje es la vida monástica?


En 2011 el monasterio de San Salvador, en la localidad burgalesa, ha cumplido su milenario y por eso vamos allí, a clausurar ese acontecimiento. Seguiremos cobrando entrada, aunque no es algo que resuelva la financiación, por supuesto, pero ayuda, y queremos dar mucha importancia al entorno natural. Vamos a intentar también acercarnos más que otras veces a las nuevas tecnologías y si es posible, porque el tiempo para prepararla no es mucho, introduciremos algún elemento pensado para los niños, a los que quizá hayamos descuidado un poco en las últimas ediciones.

¿Cómo se aborda una exposición como la que preparan en plena crisis?


El proyecto es conjunto entre la Junta de Castilla y León y la Fundación ya que lo sufraga fundamentalmente la consejería de Cultura y Turismo. En el pasado contamos también con aportaciones de cajas regionales y nos hemos dirigido a las nuevas entidades, pero el momento es complicado y no parece nada fácil conseguir financiación. Ahora mismo no existe ningún compromiso ni grandes aportaciones salvo la de Junta, que aún no hemos cerrado.


¿Cuándo será la inauguración?


A finales de mayo o primeros de junio. La Casa Real es la que más determina ese momento, que hay que conjugar con la Fundación y la Junta.


¿Habrá piezas contemporáneas, como ha ocurrido en ‘Passio’?


Sí, aunque no en la misma medida que en ‘Las Medinas’. Existen obras en todas las iglesias representando diferentes momentos de La Pasión, pero de la vida monástica hay menos…

¿Plantea el hecho de que Oña sea un pueblo pequeño alguna dificultad organizativa?


Está cerca Briviesca y el paraje es precioso, con pueblos próximos como Poza de la Sal y Frías. Hemos de situarnos en el entorno y por eso creo en Oña como lugar de fin de semana para visitar no sólo la muestra, sino también para realizar alguna ruta de senderismo, descubrir los eremitorios de los alrededores… Además, hay que pensar en visitantes de otras regiones vecinas como País Vasco, La Rioja y Cantabria. No hay que olvidar que la localidad está casi a la misma distancia de Vitoria que de Burgos y a unos pocos kilómetros más de Logroño.


La pasada edición, con doble sede, ha funcionado mejor en términos de retorno económico en el municipio más pequeño de los dos, Medina de Rioseco.


Sí, pero además de que en Medina del Campo se optó por un templo que no estaba en el centro y eso ha podido condicionar algo lo que apunta, ha influido la mayor apuesta del Ayuntamiento de Rioseco. Al menos 200.000 personas han llegado a Medina del Campo y sólo eso supone un impacto, por eso no coincido en absoluto con la valoración que han hecho sus responsables municipales. Es verdad que ha habido unas elecciones y ha cambiado el partido político gobernante, por lo que entiendo que el nuevo equipo no haya podido dedicar mucho tiempo a la muestra. El éxito en esos términos no es, de toda formas, un asunto nuestro. Podemos crear una exposición preciosa, pero luego instituciones como consistorios y diputaciones han de generar instrumentos que posibiliten la efervescencia de la vida del lugar. Y no hay que olvidar a la ciudadanía. El voluntariado es importante porque orienta a la gente sobre los lugares de interés.

¿Qué otros proyectos aborda en estos momentos la Fundación?


Tenemos el taller de restauración, cuya labor es muy importante como modo de aunar criterios de intervención. Y es fundamental nuestra tarea en el ámbito de la digitalización de archivos y documentos de las diócesis. Además, realizamos ediciones, como una colección de música y otra de ensayos en torno al arte, de la que acabamos de publicar dos volúmenes. Y organizamos cada año un congreso de temática artística, social y cultural.

Como director de la Obra Social de Caja de Ávila, cargo que mantiene, ¿qué opina de la concentración del sistema financiero? ¿Afectará a su entidad?


La Obra Social no desaparece a pesar de haberse transformado Caja de Ávila en Bankia. Nos alimentamos con los beneficios de la participación en ese banco, aunque hoy en día sea muy escasa. Pero creo que no hay mal que 100 años dure y que a la larga recibiremos más dinero porque se generará más negocio.


¿Cuál es la importancia de Las Edades del Hombre para vender fuera la ‘marca’ Castilla y León?


La Iglesia tiene el 80% del patrimonio de esta Comunidad y aquí está cerca del 50% del nacional. Divulgarlo y acercarlo a la ciudadanía es una baza indiscutible y Las Edades del Hombre son el fenómeno de turismo cultural más mayoritario y generador de impulso económico de esta Autonomía. Me gustaría saber cuántos visitantes tienen al año museos de Castilla y León como el MUSAC o el de la Evolución Humana para compararlo con su presupuesto. Sería un dato básico ponerlo en relación con los de Las Edades del Hombre en los cinco o seis meses que permanece abierta.


Hay dos muestras más previstas, en 2013 en Arévalo y en 2014 en Aranda de Duero….


Y habrá más, posiblemente. En 2015 adelanto que podría haber acontecimientos importantes. Existen muchos municipios interesados, pero tenemos que buscar financiación. Nuestra exposición genera entre 40 y 50 empleos directos y muchos más indirectos. Las Edades son una parte de la actividad de la Fundación, la más visible, pero queremos ofrecer nuevos servicios a las diócesis y ser referente cultural y religioso en la Ribera del Duero desde nuestra sede en la localidad vallisoletana de Valbuena. Por eso, pretendemos volver a dotar de una actividad importante al monasterio del siglo XII donde nos ubicamos. Hubo una especie de posada y ahora va a compartir algunas partes del cenobio un hotel-balneario. Aunque no se han iniciado las obras, está todo claro y confío en que se concrete pronto para dar todavía más valor al lugar en el que estamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario