Las Edades del Hombre 2012: una referencia monacal.

miércoles, 18 de abril de 2012 23:28 By Medinalogo ADTM , In , , , , , , , , ,


«He pretendido que las manos expresaran, por un lado, mucha fuerza y, por otro, la religiosidad de una orden milenaria», es Eduardo Palacios, el autor del cartel de la próxima exposición sobre las Edades del Hombre, que se celebrará a partir del próximo mes de junio en el monasterio de San Salvador, de la localidad burgalesa de Oña. Se trata de un impresionante dibujo que refleja unas robustas manos de un monje de la orden Benedictina en posición orante. El dibujo representa muy claramente el lema de esta orden monacal, el ‘ora et labora’, oración y trabajo de San Benito de Nursia; un lema que ha trascendido el tiempo y el espacio, por lo que su promotor fue declarado hace tiempo patrón de Europa. ‘Monacatus’ es el título elegido para la edición de 2012 de las Edades del Hombre.

El cuadro que ha inspirado el cartel de las Edades es una trabajo a lápiz, un claroscuro sobre un papel en blanco con algunos toques de lápiz rosa para forzar el tono de la piel, como reconoce el propio autor. Es algo muy sencillo, pero dentro de esa sencillez guarda toda la complejidad que encierra el mensaje de la orden Benedictina.

Palacios reconoce que trabajó bastante para poder dar con la imagen que ahora podemos ver. «Empecé con otras manos que no me decían tanto, incluso probé con las mías. Necesitaba unas manos que tuvieran fuerza, expresividad. Creo que las que he elegido si que lo tienen. Probé muchas veces y al final dí con estas manos, que son de alguien, pero desconozco su identidad. Me llegaron unas imágenes que me gustaron y sobre esas trabajé», dijo el autor quien añade que  el cuadro es un encargo de la Fundación de las Edades del Hombre, que «conocían mi obra y sabía como trabajaba».En realidad el cartel es una metáfora, como señala su autor. «En ningún caso se ve quien es. Es una cuestión anónima y que puede hacer muchas referencias. Es un tema que está abierto a la interpretación. Por un lado, es el tema del monacato, el monje  con el rezo y también las manos robustas por haber trabajado, quizá en el campo. Pero al final creo que es una metáfora del artista en el sentido que considero que el artista realiza un trabajo manual, pero también es intelectual y tiene también mucho de espiritual. Creo que las obras tienen que tener cierta alma, sino se quedan vacías. Creo que es un tema que cada uno lo puede interpretar de varias maneras».

A lo largo de su carrera se ha presentado a pocos concursos de pintura. «Sólo recuerdo haberme presentado durante los años que estuve haciendo la carrera», indicaba mientras que ha realizado muy pocas exposiciones, aunque su labor es amplia. «Mi trabajo casi me lo quedo yo. Tengo alguna mención, pero hace muchísimo tiempo. No es una cuestión que me llame en absoluto, ni las exposiciones ni los concursos. O no me siento preparado o no me llama. Me cuesta exponer mi trabajo al público».

En la actualidad da clases de dibujo desde hace catorce años en el colegio Diocesano. También en el Taller Dibujo del Palacio de los Serrano de Caja de Ávila. «Mi actividad es docente fundamentalmente y en el tiempo que me queda lo dedico a la pintura, y también a la escultura».

0 comentarios:

Publicar un comentario