Cruz relicario de la Iglesia de San Antolín en Medina del Campo

lunes, 21 de febrero de 2011 15:33 By Medinalogo ADTM , In ,


Esta extraordinaria cruz relicario de procedencia italiana, perteneciente a la Colegiata de San Antolín de Medina del Campo y depositada en la Fundación Museo de las Ferias de esta localidad, de cobre sobredorado y datada en 1500, fue donada a dicha iglesia por su primer gran benefactor, el obispo Juan Ruiz de Medina, cuyas armas se recogen en el reverso de la pieza. El cuerpo de la cruz es de tipo recruzado y en él se abren veintiuna celdillas -dieciséis de formato rectangular y cuadrado, respectivamente en los brazos y extremos, y cinco circulares en los cruceros- donde se hallan pequeñas reliquias dispuestas según un estricto orden jerárquico e identificadas por unas cartelitas manuscritas en latín y tipos góticos.

El nudo presenta un medallón circular en el que aparece, en el anverso, un fino relieve sobrepuesto que representa, de medio cuerpo, al Ecce Homo, rodeado por la inscripción “O DOMINE IHS XPE MISERERE NOBIS”; en el reverso, aparece el escudo de armas partido en palo de Ruiz de Medina, rodeado por la leyenda “IO DE MEDINA EPS SEGOBIEN ET ABBAS DE MEDINA” que recuerda dos de las dignidades que ejerció durante los últimos años de su vida, concretamente entre 1502 y 1507. El blasón está formado, a la siniestra, por cuatro bandas de oro sobre campo azur y, a la diestra, por trece bezantes de plata, también sobre campo azur, que se corresponden respectivamente con las antiguas y modernas armas utilizadas oficialmente por la villa de Medina del Campo; un cordón con seis anudados recorre la bordura de este escudo que está timbrado con el capelo episcopal de doce borlas, elementos heráldicos que se repiten de manera idéntica en los blasones laureados que encontramos en los contrafuertes que refuerzan la capilla mayor de la Colegiata de San Antolín y cuerpos bajos de la torre, partes construidas bajo su mecenazgo durante los primeros años del siglo XVI. Asimismo, en una de las misericordias de la sillería de coro de la Catedral de Astorga -sede que ocupó Don Juan Ruiz entre 1489 y 1492- hemos visto un escudo de armas similar, que recoge las mismas figuras heráldicas aunque en diferente medida, circunstancia quizá debida a la propia adaptación material del blasón al apoyo citado.

De un elemento moldurado nace el pie de la pieza, de planta hexagonal estrellada, que está profusamente ornamentado en su superficie con motivos vegetales cincelados; sobre cada uno de sus lóbulos aparecen las letras “D P” -quizá la marca del artífice o las iniciales de una oración- y de las seis puntas arrancan otras tantas pequeñas pilastrillas molduradas entre las cuales, formando el grueso del apoyo, hay nuevas labores, ahora fundidas, que dan a la pieza cierta airosidad.
 
En términos generales, esta obra presenta las características formales y decorativas de las piezas italianas de comienzos del XVI; la propia concepción de la obra, el relieve del Ecce Homo y los motivos vegetales del pie -como bien apunta Arias Martínez – son elementos muy alejados de los habituales en la producción hispana de fines del gótico, lo que permite pensar en una obra de importación, encargada o adquirida por el Obispo en alguno de sus últimos viajes a Roma.

Esta pieza se expondrá en la sede de las Edades del Hombre 2011 de Medina del Campo.




0 comentarios:

Publicar un comentario