Las Fraternidades Monásticas de Jerusalén: Pierre Marie Delfieux, su fundador.

jueves, 26 de julio de 2012 12:30 By Medinalogo ADTM , In , , , , , , , , ,


Pierre-Marie Delfieux, su fundador.


"Dios está en la ciudad y allí se le puede encontrar. La ciudad tiene ciertamente un poco de la fascinación de Babel y mil tentaciones que la llenan y que parece que constantemente pueden desviarnos del Señor. Pero en el desierto, también podemos ser tentados. En medio de las soledades podemos ser charlatanes y a la sombra de los claustros se puede ser muy mundano. Dios está en la ciudad y es preciso buscarle allí. A quien llama, él le abrirá. A quien pide, le dará. Y quien le busca, lo encontrará." 


Las Fraternidades de Jerusalén nacen en 1975 en el movimiento de renovación inspirado por el Concilio Vaticano II, por iniciativa del Cardenal Marty, Arzobispo de París, y del R. P. Pedro Maria Delfieux. Esta familia está compuesta por una rama contemplativa, otra apostólica y otra laica.


La rama contemplativa se denomina Fraternidad Monástica de Jerusalén, y está compuesta por monjes y monjas. Su especificidad radica en establecer sus monasterios en el corazón de las ciudades. Oasis de oración, silencio y paz. Los religiosos de este instituto viven, a pesar de la diversidad geográfica de sus monasterios, el mismo carisma fundamental de vida fraterna, trabajo y acogida en el corazón de las ciudades, para llevar a los hombres al Corazón de Dios. Se distinguen particularmente por el acento que ponen en la belleza del Culto Divino. Rezan y cantan las Horas del Oficio, abierto al público, con una esmerada puesta en escena. A través del Culto Solemne ofrecido a Dios, los hombres y mujeres encuentran un camino para entablar relación con el Creador, relación que luego desarrollarán en la oración personal. Allí donde se celebra el Culto litúrgico con solemnidad y dignidad, las iglesias siempre están llenas y las vocaciones son florecientes.


No se trata de un monacato mixto. Las monjas y monjes viven separados aunque cercanos, puesto que se reúnen en los Oficios del Culto en la iglesia. Aunque son de vida contemplativa, no observan la clausura papal. Se dedican a realizar productos monásticos, publicar libros de espiritualidad y acoger personas que buscan un lugar de oración, en sus hospederías. Las Fraternidades Apostólicas tienen el mismo espíritu pero enfocado a las actividades parroquiales y de apostolado externo. Su última fundación ha sido en Roma, en el convento de la iglesia de la Trinidad del Monte, al final de la escalinata de la famosa Plaza de España. Actualmente están presentes en Francia, Italia, Bélgica y Canadá.

Sor Carmen Herrera, religiosa de la Fraternidad Monástica de Jerusalén

0 comentarios:

Publicar un comentario