"La idea de dos sedes para Las Edades del Hombre, no es muy viable; de todo se aprende"

lunes, 12 de diciembre de 2011 0:25 By Medinalogo ADTM , In


Lleva tres meses al frente de la Fundación que organiza la exposición de arte con más éxito de la comunidad. La última, 'Passio', se clausura mañana con más de 400.000 visitantes registrados. Gonzalo Jiménez, el nuevo secretario de Las Edades, habla de éxito para una edición, la primera, que se celebra en localidades pequeñas. Las cifras han hablado una vez más para Las Edades, esta vez convencido de que tanto Medina como Rioseco podrían haber funcionado sin necesidad de compartir sede.

El comisario de 'Passio' dice que para él la exposición ha sido un éxito. ¿Y para la Fundación?.

Cuando se comienza un nuevo ciclo con dos sedes en poblaciones menores siempre hay riesgo y temor de que las cosas no vayan como en otras, pero esta vez se han superado con creces las expectativas. Vamos a tener probablemente incluso más visitantes que en Soria, con unos 450.000 o 460.000 visitantes, una cifra que hay que tener en consideración porque la exposición se ha celebrado en poblaciones, llamémoslas, menores.
 
¿Dónde está el secreto para que el ciclo siga atrayendo visitantes?

Hay varias para que la calidad y el modo expositivo sean un éxito, pero lo que la hace diferente del resto de exposiciones a las que estamos habituados es el relato, ser capaces de narrar un mensaje a través de las imágenes, en este caso en torno a la Pasión. Es lo que hace hablar a las obras de arte.

Rioseco ha obtenido a lo largo de la muestra más visitantes que Medina del Campo, ¿el arte histórico sigue calando más que el contemporáneo?

No, es más que nada debido a una cuestión de ubicación en la sede. En Rioseco está bien centralizada y es un pueblo más pequeño y tiene todo más cerca, mientras que en Medina del Campo está lejos del núcleo urbano. Y luego, esta misma repercusión redunda en el impulso económico y social, en las zonas que acoge Las Edades. El impacto económico en las Medinas ha sido increíble, pero en todo. Rioseco, por ejemplo, tiene ahora una notoriedad que antes no tenía.

Sin embargo, la hostelería y el comercio de Medina del Campo dicen que apenas han notado un incremento económico.

No me lo creo, porque han tenido mucha gente a comer y en general por la localidad. Es cierto que no ha tenido el impacto que en Rioseco, porque la iglesia no estaba en el centro y en Rioseco la gente comía y se quedaba. Puede haber sido un problema de ubicación, esa es la cuestión. Pero no me creo que no hayan notado la exposición.

¿La experiencia les dice ahora que simultanear dos sedes puede ser una opción para el ciclo?.

Simultanear dos sedes creo que no es muy viable, aunque habría que ver casos concretos. En este caso, creo que eran dos núcleos que podrían haber funcionado individualmente. Sí es cierto que hemos iniciado un ciclo para que las exposiciones promocionen la zona, pero en dos ciudades menores es un problema y de todo se aprende.

¿Cree que ha sido un error la sede en las dos Medinas?.

No es un error porque más de 400.000 visitantes no significa que eso sea un error, pero hay que generar esa zona de influencia más próxima a una sede y no a 60 kilómetros, aunque el resultado en esta ocasión ha sido muy bueno.

Ha sido la primera exposición en la que se ha cobrado una entrada. ¿Han logrado cubrir el coste de su organización?.

No, ni mucho menos. Los gastos de una exposición como esta son muy elevados, es muy costosa. Hemos tenido más de 400.000 visitantes, pero muchos van en grupo, otros por instituciones que no pagan… hay mucha gente que al final no paga la entrada. No podría decir lo que hemos obtenido, pero no creo que hayamos llegado en euros a la mitad de visitantes. Como mucho, que hayamos cubierto el 15% del coste.

¿Seguirán utilizando esta fórmula para financiar futuras muestras?.

No lo hemos valorado. Siempre es un dinero más que entra, y aunque no ha logrado las expectativas, no deja de ser un ingreso. Los precios que se han puesto además son muy asequibles. Digamos que lo que se pueda recaudar así se recauda, y lo que no, buscaremos otras vías.

¿Cuántos pueblos quieren ahora una exposición de Las Edades?.

Muchos, hay muchos, pero cuando comienzan a saber que las cosas no son baratas y que dura cinco o seis meses se lo piensan. El haber abierto esta vía de poblaciones más pequeñas ha despertado el interés en muchas otras de Castilla y León.

¿Siguen valorando este tipo de propuestas?.

La Fundación en este momento tiene algunas fijas que han sido propuestas por la Junta: Oña, Arévalo y Aranda. El resto ya se verá. No es fácil abordar sin un apoyo económico que tampoco dan otros sectores como la restauración.

En 2013 se cumplirán 25 años de la primera exposición de Las Edades, ¿habrá algún acto conmemorativo?.

La Fundación ha tenido una historia un tanto difícil, porque los proyectos que desarrolla son caros y nos hacen centrarnos en proyectos inmediatos, y no en aniversarios. No obstante, todos los años realizamos un Congreso y se puede abordar ahí.

¿Está todo inventado en este ciclo de exposiciones o aún tienen capacidad para sorprender?.

No es problema de inventar, sino de relatar. El gran acierto del padre Velicia fue ver cómo las obras de arte podían hablar por sí mismas. Podemos introducir arte contemporáneo, nuevas tecnologías y hasta luces, pero la clave no está ahí. La clave está en el relato, la dignidad, cómo se cuentan las cosas, pero sobre todo, en el relato. El gran acierto de Las Edades es que sabe contar, la capacidad de contar que tiene.

¿Por qué se va a caracterizar la etapa de Gonzalo Jiménez al frente de la Fundación?.

Intentaré hacerlo lo mejor posible. La Fundación tiene sus dificultades, como todas, y ojalá yo sea capaz de dar solidez al proyecto. La Junta de Castilla y León se implica de forma lógica porque ella encarga los proyectos, pero después tenemos que ser conscientes de que hacemos una promoción cultural de primer orden, pero también económica, porque existe una marca, que es Edades del Hombre, que dignifica a quien está al lado y se debe poner en valor. No hay un proyecto cultural en la comunidad con más prestigio y que sea más rentable.        
  

0 comentarios:

Publicar un comentario